Aunque quizá hayan estado matando moscas a cañonazos, pero el negocio les ha salido redondo